Como parte esencial de todo proceso educativo,  la mejora personal es fundamental, ya que da sentido y dirección a nuestros esfuerzos por ser mejores personas: equilibradas e íntegras.

El Modelo de Preceptoría es ante todo un modelo académico, es decir,  una actividad que se centra en el desarrollo del conocimiento, a partir del cual se tiene incidencia en otras dimensiones de la persona (intelectual, adquisición de hábitos,  social) logrando así una formación integral del alumno.

La Preceptoría es una herramienta de la educación personalizada: trato uno a uno, ir a toda la persona y especial cuidado de los detalles.

Objetivo:  Promover el desarrollo integral del alumno partiendo de su desempeño escolar,  a fin de que alcance una buena adaptación  al colegio, desarrolle habilidades de estudio y logre así óptimos resultados académicos.

¡Que cada uno de nuestros alumnos pueda llegar a ser la mejor persona que puede ser!